About

 
sábado, 4 de agosto de 2012

El Monasterio del Escorial “La puerta del infierno”


El Monasterio del Escorial

 “La puerta del infierno”



El Real Monasterio de El Escorial está rodeado por tenebrosas leyendas que hacen de el una creación más interesante si cabe.



Fue un sueño de juventud de Felipe II, el cual quería construir un inmenso palacio que perptuara la gloria de la Monarquía y la grandeza de la casa de Austria.



Para los estudiosos de El Escorial, este emblemático edificio presenta contradicciones en su construcción: la obra pertenece al Renacimiento, y por tanto se rige por criterios racionalistas típicos de la época. Pero por otro lado, la obra fue erigida según coordenadas astrológicas. De hecho, siempre se ha comparado con el Templo de Salomón. Tanto cronistas de los siglos XVI y XVII, como expertos en el tema contemporáneos han coincidido en dictaminar que el Templo de Salomón y el Monasterio del Escorial guardan muchas similitudes.



Hay constáncia de que a Felipe II le interesó mucho el personaje de Salomón, y no es casualidad que en la fachada de El Escorial encontremos las estatuas de Salomón y David. A su vez,  los defensores de esta teoría afirman que Felipe II quería alcanzar la construcción del "edificio perfecto", ya que en la Biblia se explica que los planos del Templo de Salomón fueron creados por el mismo Dios. René Taylor ha llegado a afirmar que el monasterio tiene una geometría oculta sustentada por el cuadrado, el círculo y el triángulo.

El Real Monasterio constituye, dentro de esta interpretación, una restauración en piedra de la Nueva Jerusalén, concebida en la mente de Felipe II y de sus consejeros como una representación de la nueva Iglesia católica reformada. Dada la estricta e inflexible religiosidad del monarca, parece difícil creer que realmente se trate de un templo al culto pagano y a la masonería.



LEYENDAS SOBRE EL ESCORIAL


La estatua de San Lorenzo


Cuenta la leyenda que la gran escultura de San Lorenzo, localizada en la fachada principal, mira hacia la montaña que tiene en frente, en el lugar exacto donde se dice que hay escondido un tesoro que nunca ha sido hallado.




Las puertas del Infierno


Pero sin duda, una de las leyendas más inquietantes es la que habla del emplazamiento de este monasterio. Se dice que las viejas tradiciones situaban allí la puerta de Infierno, y que Felipe II hizo construir el monasterio encima para cerrarla.



El perro diabólico del monasterio



 Según la leyenda, durante la construcción del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, un misterioso perro negro aterrorizaba a los obreros por las noches, obstaculizando las obras.

Este mito ha sido alimentado por la creencia de que en la ubicación de El Escorial se encuentra una de las puertas de Infierno que hay esparcidas por el mundo. Se dice que el perro era un enviado del Diablo para proteger el lugar.

Finalmente se dio caza al perro, y fue ahorcado en una de las torres del monasterio, dónde permaneció mucho tiempo.

Años después a la muerte del perro, Felipe II se instaló en el monasterio para pasar allí sus últimos días de vida, y afirmó seguir escuchando los ladridos del perro infernal.


La pisada del diablo 


Según la tradición, una muchacha devota de la Virgen María llamada Martiña, se encontró con un peregrino que en realidad era el Diablo, que intentó persuadirla para que renegara de la Virgen. Ésta se negó a pactar con él, y el Diablo se mostró en su forma, y enfurecido saltó sobre la piedra y provocó una fuerte explosión, que formó una huella en el suelo dejando testimonio de lo acontecido.


Apariciones marianas


Entre 1981 y 2002, una mujer llamada Luz Amparo Cuevas afirmó ser testigo de varias apariciones de la Virgen. Se le mostraba sobre la corona de un fresno en el paraje del Prado Nuevo, junto con numerosos fieles. El lugar continúa siendo a día de hoy, un lugar de peregrinación. Curaciones milagrosas, movimientos del Sol o estigmatizaciones son algunos de los fenómenos que supuestamente se han producido en torno a estas apariciones.



LA AGÓNICA MUERTE DE FELIPE II EN LA PUERTA DEL INFIERNO


La muerte de Felipe II fue un verdadero martirio. Desde 1592 su salud se vio mermada a causa de la gota, produciéndole dolores insoportables que hasta dificultaban sus mínimos movimientos. Cuando el monarca fue consciente de que su muerte se aproximaba, ordenó ser trasladado en el monasterio de El Escorial.

Fray José de Sigüenza nos dice en su crónica sobre El Escorial que el monarca sufrió el 22 de julio de 1598 calenturas a las que se unió un principio de hidropesía. Se le hincharon vientre, piernas y muslos al tiempo que una sed feroz lo consumía.

Su fiebre subió tanto, que según el fraile Jerónimo, Felipe II tenía la sensación de estar asándose por dentro como si un fuego maligno lo consumiera. 



Mandó que trajeran ante sí sus reliquias favoritas, de modo que al pie de su cama, de cuya vera no se movió su hija Isabel Clara Eugenia, se fue formando un espectral espectáculo con “la rodilla entera con el hueso y pellejo del glorioso mártir San Sebastián”, un brazo de San Vicente Ferrer, una costilla del obispo Albano y otros fetiches de similar naturaleza. Al cabo de los días, el aposento se transformó en un altar, dónde el rey se amparaba a los santos y sus reliquias pidiento alivio a sus dolores.

Al poco, ordenó que trajeran cuantos más cuadros fuera posible de un pintor religioso que resultaba extraño en aquella época, se trataba de El Bosco. ¿Qué razón tuvo Felipe II para consumir sus últimas horas contemplando las aterradoras descripciones del infierno que plasmó en sus obras el genial artista flamenco en vez de las imágenes convencionales de los santos?

Cuadro "Mesa de los pecados caitales" de El Bosco.


Cabe mencionar que otro de los tormentos que vivió Felipe II en sus útlimos días fue el hecho de no poder mantener su higiene personal. El monarca era un ser escrupuloso en cuanto al tema de la limpieza, y era para él una tortura no poder estar todo lo limpio que quería.

Jean L’Hermite describe aquel terrible escenario de este modo:

“Sufría de incontinencia, lo cual, sin ninguna duda, constituía para él uno de los peores tormentos imaginables, teniendo en cuenta que era uno de los hombres más limpios, más ordenados y más pulcros que vio jamás el mundo…No toleraba una sola mancha en las paredes o suelos de sus habitaciones… El mal olor que emanaba de estas llagas era otra fuente de tormento, y ciertamente no la menor, dada su gran pulcritud y aseo”

Antes de morir, el rey ordenó construir un ataúd para que se lo trajeran en su cámara, además de una caja de plomo, para que una vez muerto no salieran los olores de la putrefacción. Pero lo que resulta más escalofriante es el origen de la madera que se usó para fabricar su ataúd.

Cinco años antes, el rey paseaba por Lisboa cuando se encontró los restos de un barco barado en la arena. Éste se llamaba Cinco Llagas. Nadie sabe porque el rey tuvo la idea de hacer fabricar su ataúd con las maderas del barco que llevaba este peculiar nombre.

Hora y media antes de expirar “tuvo un paroxismo tan grande que todos creyeron que había acabado”, de modo que comenzaron los lamentos y los llantos. Pero como en la mejor de las películas de terror, de pronto el supuesto muerto abrió desmedidamente los ojos y cogió el viejo crucifijo de Carlos V.

A las 5 de la madrugada del día 13 de septiembre dejó salir a su alma atormentada y murió. Pero nos queda la duda de si relamente murió creyendo que iría a los cielos que con tanto fervor había estado anhelando, o de lo contrario creía que se dirigía hacia los paisajes que El Bosco escenificaba del Infierno en sus cuadros.

Un día como aquel, pero 14 años atrás, se había puesto la última piedra de la fábrica del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la fortaleza que algunos dicen que selló una entrada al infierno.

Tras la muerte del rey amaneció precisamente el día del Señor, un domingo, luminoso y alegre. Era el día 13, el número que en el Tarot corresponde a la Muerte; una carta de cambio, muda y transformación. 





0 comentarios:

Publicar un comentario

El Culto a Saturno y el significado del Cubo Negro

El Poder en la sombra

El Peligroso Camino del Transhumanismo

La Farza Judía del Comunismo

Control Mental: MK Ultra

La Sociedad de la ¿'tierra plana'?

Chip Universal para 2030

Ultimas Noticias