About

 
lunes, 10 de septiembre de 2012

Detrás del 11 de Septiembre: ¿Autoatentado Orquestado y Profetizado?


Los escombros del World Trade Center (WTC) aún humeaban cuando en internet había quien ya dudaba que lo ocurrido en Nueva York, Washington y Pennsylvania aquel 11 de septiembre de 2001 fuera obra de terroristas venidos de fuera.

“¿Cómo pudo suceder una cosa así en el país más poderoso del mundo?”. La respuesta no tardó en llegar: “Nadie, más que el gobierno de Estados Unidos, tiene la capacidad de montar algo semejante”. Fue así como comenzaron a surgir las llamadas “teorías de la conspiración”.

Insatisfechos con las versiones oficiales, algunos familiares de las víctimas del S-11, estadounidenses y personas de distintas partes del mundo empezaron a buscar, y a dar, sus propias explicaciones sobre lo ocurrido. Nacieron grupos como el 9/11 Truth Movement (Movimiento de la Verdad), que asegura que el S-11 fue una “Operación Bandera Falsa”.

Según los proponentes de esta teoría, el gobierno necesitaba un nuevo Pearl Harbor para impulsar la imagen del presidente George W. Bush, que a unos meses de haber asumido gozaba de muy baja popularidad, y para justificar guerras y leyes como la que se aprobaría justo después de los ataques, el Acta Patriota.

Poco a poco, los escépticos del S-11 fueron ganando terreno, principalmente en la red. En 2006, una encuesta de Scripps Howard reveló que 36% de los estadounidenses consideraba “muy probable” o “algo probable” que el gobierno hubiera permitido u organizado los ataques.

En 2008, una encuesta de WorldPublicOpinion.org aplicada en 17 países indicó que 15% creía al gobierno de EU responsable de los atentados; 7% culpó a Israel.

Las teorías de la conspiración pueden dividirse en dos tipos: las que sugieren que EU no organizó los ataques, pero los dejó ocurrir por conveniencia, y las que apuntan directamente al gobierno de Bush como responsable.

La investigación, en la que participaron mil personas en Estados Unidos y otras mil en el Reino Unido, también encontró que los jóvenes son particularmente dados a creer que hubo una conspiración en la que participó el gobierno en Washington. Un cuarto de los encuestados entre 16 y 24 años no cree la versión oficial de que Al Qaeda fue el responsable y, por el contrario, dio credibilidad a algunas de las teorías conspirativas que han aparecido en la última década.

Desde los atentados ha habido numerosos reportes oficiales (la Comisión del 11 de septiembre, investigaciones del Congreso de Estados Unidos y reportes del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología), ninguno de los cuales ha encontrado pruebas de una conspiración.

¿Por qué la fuerza aérea de Estados Unidos, que es la más poderosa del mundo, no pudo interceptar los cuatro aviones que fueron secuestrados?

La teoría conspirativa dice que el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, ordenó a los militares no interceptar las aeronaves.

Sin embargo la versión oficial que dio el gobierno estadounidense es que se trató de un inusual caso de piratería aérea y el transpondedor, que emite señales para determinar la ubicación exacta del avión, fue apagado o modificado.

Además, justifican que precisamente ese día se llevó a cabo un ejercicio rutinario de entrenamiento militar en el comando de defensa aérea de Estados Unidos.

El controlador de tráfico aéreo Colin Scoggins estuvo en contacto constante con los militares. Hubo confusión y falta de comunicación entre la Administración Federal de Aviación y las Fuerzas Armadas.

Los equipos militares también estaban obsoletos y apuntaban hacia el océano para enfrentar una amenaza de la Guerra Fría.


¿Por qué colapsaron tan rápidamente las torres gemelas, cuando los incendios sólo se presentaron en algunos pisos y duraron una o dos horas?

La más popular de las teorías es la de explosiones controladas, y no los aviones secuestrados, como causantes del desplome de las torres Norte y Sur del WTC, así como de la Torre 7, que se vino abajo sin haber sido tocada por avión alguno. El combustible de los aviones por sí solo, dicen, no bastaba para fundir el acero de los edificios y hacerlos caer.

Fotos que mostraban el polvo saliendo de varios pisos de las torres eran la prueba, dijeron, de que se produjeron detonaciones controladas. LooseChange, un video de 90 minutos defendiendo esta teoría, pronto se volvió el favorito de la red. La cinta muestra no sólo fotos, sino documentos y testimonios para avalar esta tesis.

Steven Earl Jones, físico estadounidense, es uno de los principales defensores de esta tesis, que presentó en otoño de 2006.

Otra vertiente de esta teoría es que los aviones que se estrellaron contra las torres no eran comerciales, sino militares, y que llevaban misiles que dispararon contra los edificios.

Para probar este argumento, algunas teorías resaltan el rápido colapso de los edificios (unos diez segundos), los incendios de corta duración (el de la segunda torre duró 56 minutos y el de la primera, 102) y sonidos de explosiones que se registraron antes del colapso.

Para justificar estos hechos el gobierno de Estados Unidos presume una extensa investigación de parte del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, el cual concluyó que las aeronaves dañaron las columnas de soporte de los edificios y causaron que se desprendieran los aislamientos encargados de evitar la propagación del fuego.

Unos 10,000 galones de gasolina para avión se regaron en varios pisos y generaron los incendios, temperaturas de hasta 1,000 grados centígrados hundieron los pisos y doblaron algunas columnas, generando en el proceso los sonidos de "explosiones".

Además comentan que las demoliciones controladas siempre se llevan a cabo de abajo a arriba desde la base, pero el colapso de las torres gemelas comenzó desde los pisos superiores.

¿Porqué los israelíes y las bolsas de valores parecían saber lo que ocurriría?

Se dijo, también, que los israelíes sabían con antelación de los atentados, que por eso aquel 11 de septiembre no se presentaron a trabajar la mayoría y casi no hubo víctimas judías. Información biográfica compilada por The New York Times revela que al menos 400 de las víctimas eran judías.

En cuanto a la bolsa de valores, se dijo que, días antes de los ataques, hubo negocios “raros”, que se colocaron “un montón” de opciones en las acciones de United Airlines y American Airlines.

Para los teóricos de la conspiración, eso sólo podía significar que los accionistas sabían algo. Las autoridades aseguran que se trató, en todo caso, de “una coincidencia”.


¿Cómo pudo un piloto aficionado volar un avión comercial y, tras una maniobra complicada, estrellarlo contra un edificio prácticamente invulnerable, 78 minutos después del primer reporte sobre el posible secuestro del avión, y no dejar huella?

Uno de los temas que más ha atraído la atención, no sólo de los teóricos de la conspiración, sino del público en general, es el del ataque contra el Pentágono. ¿Cómo fue posible que un avión se pudiera estrellar allí, una hora después de que ocurrieran los primeros ataques? ¿Por qué no estaba debidamente protegido, cuando ya se sabía que EU estaba bajo fuego?

Más allá de eso, escépticos como los de Reopen911.org se preguntaron cómo un avión tan grande pudo dejar un agujero tan pequeño y cómo Hani Hanjour, el secuestrador que pilotaba el vuelo 77 de American Airlines, pudo dar en el blanco tan exitosamente cuando, según reportes, apenas unas semanas antes había fracasado en sus pruebas de pilotaje.

El periodista francés Thierry Meyssan argumentó, en su libro L’Effroyable Imposture (El gran fraude), un bestseller publicado en más de 10 idiomas, que lo que impactó al Pentágono fue en realidad un misil, lanzado por el propio gobierno.

En cuanto al tamaño del agujero, ingenieros civiles de la universidad de Purdue determinaron que una de las alas de la nave se impactó contra el suelo; la otra se destruyó al momento del impacto. Lo que se estrelló fue lo que quedaba del avión.

Otros escépticos se enfocaron en porqué este avión no fue derribado. La explicación oficial ha sido que el hacerlo se hubiera tomado horas, porque no estaban suficientemente preparadas.

De acuerdo con la revista Popular Mechanics, que en 2005 publicó una edición para “desentrañar los mitos del S-11” y un año más tarde publicó un libro al respecto (Debunking the 9/11 Myths), sólo 14 aviones de combate estaban en alerta en los 48 estados contiguos a la zona afectada aquel día.

Además la versión oficial comenta haber encontrado restos del avión, además de la caja negra, en el sitio del atentado y fueron catalogados por el FBI. Aunque algunos videos iniciales no mostraron una gran cantidad de escombros, imágenes posteriores sí revelaron tanto partes de la aeronave como postes de luz rotos, lo que sería una señal de la trayectoria del avión.

Restos de la tripulación y de los pasajeros fueron identificados a través del ADN y testigos relataron cómo el avión chocó contra el Pentágono.

¿Por qué resultó tan pequeño el lugar del choque en Shanksville, Pensilvania, y por qué no se registraron los escombros del avión?

La historia de los pasajeros de vuelo 93 de United Airlines organizándose para impedir que su avión se convirtiera en el cuarto misil recorrió el mundo. Pero para los teóricos de la conspiración, lo que sucedió en realidad fue totalmente diferente: el avión, afirman, fue derribado.

Como prueba, alegan que se vio una aeronave blanca cerca de ahí cuando el avión se estrelló sobre un descampado en Pennsylvania, y que pudo haberlo derribado. También dicen que el hecho de que se hayan encontrado objetos relacionados con el incidente lejos de la zona donde cayó el aparato prueba que éste fue blanco de un ataque.

La orden de derribar el avión, dijeron, era un probable indicio de que los pasajeros descubrieron el complot del gobierno y éste no estaba dispuesto a ser descubierto.

Sobre la aeronave blanca, después se reveló que se trató de un Dassault Falcon 20, un avión empresarial que estaba cerca y a cuyo piloto se le pidió verificar si el vuelo 93 se había estrellado.

De los restos del avión, la Comisión del S-11 concluyó que la zona donde se encontraron estaba dentro del rango donde podía estar, dada la magnitud del impacto.

La caja negra del vuelo 93 fue la única reveló y avaló la versión de que pasajeros se organizaron para enfrentar a los secuestradores.
Además hay fotografías que muestran los escombros del avión y la caja negra. Esta última indica que hubo una revuelta de los pasajeros, que intentaron tomar el control del avión, por lo que los secuestradores deliberadamente lo estrellaron.

Una teoría inicial que indicó que los escombros del avión estaban esparcidos en un área de varias millas a la redonda resultó falsa. En realidad fue el viento que dispersó restos ligeros como papel o material aislante.

Además, las Fuerzas Militares nunca ordenaron a la Fuerza Aérea derribar el avión comercial.


¿Cómo pudo un rascacielos que no fue golpeado por un avión colapsar de manera tan rápida y simétrica, cuando ningún otro rascacielos con bases de acero ha colapsado a causa del fuego?

Las teorías de la conspiración dicen que la torre 7 del World Trade Center se derrumbó de manera controlada y para tal efecto se utilizaron tanto explosivos como bombas incendiarias.

Inicialmente la teoría se centró en la frase "pull it", que pronunció el dueño del edificio, Larry Silverstein, durante una entrevista y que supuestamente se refiere, en la jerga de quienes utilizan explosivos, a la orden de accionar una bomba. En realidad, los expertos en demoliciones no utilizan ese término y Silverstein estaba hablando de retirar ("pull back") a los bomberos.

Ahora, las preguntas se refieren a la velocidad del derrumbe, que en 2,25 segundos cayó casi en caída libre. Quienes creen en esta teoría argumentan que sólo el uso de explosivos puede hacer colapsar una torre tan rápida y simétricamente.

Algunos científicos han buscado muestras de polvo de la zona del desastre y dicen haber encontrado muestras de termita, una composición pirotécnica. Dicen que toneladas de termita fueron instaladas no sólo en la torre siete, sino en todas las torres gemelas.

Sin embargo una investigación del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología concluyó que el edificio colapsó gracias a los incendios que comenzaron tras el colapso de la torre norte y que no pudieron ser controlados.

Además dicen tampoco haber encontrado evidencia de material explosivo, ni hay grabaciones de explosiones que hubieran escuchado si se hubiera tratado de una demolición controlada. Además, hay una explicación alternativa sobre el material pirotécnico: se trata de restos de base de pintura. Se estima que más de un millón de toneladas de materiales de construcción se pulverizaron en el World Trade Center, por lo que hay muchos minerales en el polvo.



El complot en la televisión

En junio de 2005, una popular serie alemana de televisión, Tatort, lanzó un episodio donde una mujer asegura que los ataques del S-11 fueron orquestados por la familia Bush, por su ambición petrolera y de poder. La mujer se entera gracias a que su compañero de cuarto había sido entrenado para ser uno de los pilotos de los aviones secuestrados, pero al final se quedó atrás. El compañero aparece muerto. El FBI y la CIA lanzan una cacería contra la mujer.

En la temporada 10 de South Park, hay un episodio, “Mystery of the Urinal Deuce”, en el que Eric Cartman, uno de los personajes centrales de la serie, llega hasta la casa blanca, donde le confiesan la dramática verdad: el gobierno orquestó el S-11.

En un episodio de “Rescue Me”, el personaje de Daniel Sunjata (un teórico de la conspiración en la vida real), asegura a un periodista que el S-11 fue obra del gobierno, que quería crear un escenario similar al de Pearl Harbor para poder justificar su gasto militar e impulsar su control petrolero.

Y no es todo, existen en varias películas escenas, episodios de caricaturas como los simpson e incluso en el juego de cartas "Iluminati" de Steve Jackson aluciones a los "atentados" del 11s.


¿Estaba profetizado el "Atentado del 11 de Septiembre?


El atentado según Nostradamus

Desde el 11 de septiembre se apresuraron a salir numerosos charlatanes y farsantes, todos ellos haciéndose pasar por estudiosos de Nostradamus que aseguraban tenían localizadas y comentadas las cuartetas que relataban éstos históricos acontecimientos. Pues bien, poco tardaron numerosos medios en hacerse eco de unas supuestas cuartetas en las que se explicaba con todo detalle, siempre según ellos, la caída de las torres gemelas, hasta que se descubrió pocos días después que se trataba simplemente de un artículo de un estudiante norteamericano que intentaba desacreditar las profecías de Nostradamus. Para ello redactó una cuarteta de su puño y letra con significados vagos e imprecisos, como "gran ciudad", "fuego en el cielo", etc... y añadió que se podían tomar decenas de explicaciones, todas ellas convincentes, por lo que habría que tomar con la misma seriedad las interpretaciones de Nostradamus.

Éste hecho fue sacado a la luz por mundomisterioso.com en una ejemplar muestra de periodismo de investigación.
Pero en realidad, Nostradamus sí que profetizó los hechos del 11 de septiembre; pero el texto fue más preciso, y diferente al propuesto por el estudiante americano. En realidad las profecías fueron las siguientes:

Desde los cuarenta y cinco grados, el cielo arderá. Y el fuego que descienda de él se aproximará a la gran Ciudad Nueva. En un instante, se alzara una gran Ilamarada que les someterá a una prueba extrema. (VI, 97).
En la cuarteta 97 se pueden apreciar varios detalles sobre el ataque a Nueva York. Cuando Nostradamus escribe "Desde los cuarenta y cinco grados, el cielo arderá.", se estaría refiriendo al ángulo desde el cuál un observador (Habitantes y TV) ve el momento en el cual los aviones volaban y chocaban contra las torres gemelas.


Nostradamus

Momento de la colisión del segundo avión
Luego escribe: "En un instante, se alzara una gran Ilamarada que les someterá a una prueba extrema.", con esto se estaría refiriendo al momento exacto en que impactan los aviones contra las torres generando una gigantesca bola de fuego. Como dato adicional, minutos después de los ataques el presidente norteamericano Bush repetía varias veces dentro de sus discursos: "superaremos esta prueba extrema...".

Tras agitarse la tierra, el fuego del centro de la tierra causará un terremoto alrededor de la Ciudad Nueva. Dos grandes rocas rodarán una sobre la otra como si fuera un molino y los ríos se volverán rojos. (1, 87).

En la cuarteta 87 Nostradamus detalla la caída de las torres gemelas cuando escribe:

 "Dos grandes rocas rodarán una sobre la otra como si fuera un molino y los ríos se volverán rojos.", esto pudo apreciarce a medida que caían los rascacielos, como así también se reportaba que parte de la bahía estaba llena de escombros y posibles víctimas. También parte de esa misma cuarteta podría estar referida a lo que sintieron las personas cercanas al desastre: "Tras agitarse la tierra, el fuego del centro de la tierra causará un terremoto alrededor de la Ciudad Nueva.", todos los sobrevivientes de la catástrofe coincidieron en decir que sintieron como la tierra temblaba cuando cayeron la torres y daba la impresión de un sismo en la ciudad.

La rica región agrícola cercana a la Ciudad Nueva, en el camino a las montañas huecas construidas por el hombre, estas montañas caerán y quedaran sumergidas en la bahía y sus gentes se verán obligadas a beber aguas envenenadas y hediondas. (X, 49)         

Derrumbre de la primera torre

En la cuarteta 49, Nostradamus nuevamente hace referencia a la ciudad de Nueva York llamándola simplemente la "Ciudad Nueva", pero lo que llama la atención de ella, no fue su profecía de destrucción, sino su descripción increíble de los rascacielos: "...las montañas huecas construidas por el hombre". Hay que tener en cuenta que esta era la única forma en que Nostradamus, hombre del siglo XVI podía explicar en sus palabras lo que era un rascacielos. Simplemente asombroso.

El destino de la humanidad

Nostradamus nos dice en la siguentes cuartetas que sucederá como concecuencia de este desastre:

Entre los dirigentes mundiales surgirá el odio y darán comienzo las disensiones y las guerras. El tumulto aumentara y entonces llegara el Gran Cambio y comenzará la era del pueblo espiritual. (Presagio 95)

En otras de sus cuartetas, da detalles de la venganza de Estados Unidos y el efecto terrible que estó traerá, entre ellos, La Tercera Guerra Mundial:

Los dirigentes del Aquilón en número de dos, resultaran vencedores sobre los orientales, y tan grande será el estrépito y el tumulto bélico de su victoria que todo el Oriente se sobrecogerá de terror ante esos dos hermanos, todavía no nacidos. El jefe de los orientales será derrotado por los norteños (los del Aquilón y los occidentales), y los pueblos que se habían levantado en pie de guerra y que se habían unido al oriental serán exterminados y dispersados, y su descendencia hecha prisionera.

Sobre las orillas de Occidente se verán fuegos procedentes del cielo, y también en el Sur, incluso en Levante. La mitad morirán antes de hallar un refugio, y la matanza recibirá por nombre Tercera Era de Marte el Guerrero Surgirán las teas con que encender la conflagración. Es la era del Fuego, y su final es el hambre. (Sexteta 27)

Está muy claro que Nostradamus predice una cacería a escala mundial y la derrota de los países y fuerzas terroristas, pero advierte que esto desatará una cadena de violencia que provocará la Tercera Guerra Mundial (Tercera Era de Marte el Guerrero). De allí en más Nostradamus indica que los sobrevivientes de este terrible holocausto aprenderán de ello, dando origen a un nuevo orden mundial totalmente basado en la paz, el mundo cambirá y mejorará, pero antes, habrá que soportar grandes calamidades.

0 comentarios:

Publicar un comentario

El Culto a Saturno y el significado del Cubo Negro

El Poder en la sombra

El Peligroso Camino del Transhumanismo

La Farza Judía del Comunismo

Control Mental: MK Ultra

La Sociedad de la ¿'tierra plana'?

Chip Universal para 2030

Ultimas Noticias