Los Mayas y su relación con las Pléyades



Muchas de sus construcciones antiguas, monumentos, pirámides, templos, están orientados hacia las Pléyades. Las tradiciones Mayas siempre hacen referencia a este mismo grupo de estrellas: las Pléyades. ¿Presencia pleyadiana hace miles de años? 

Los mayas poseían conocimientos astronómicos, de ingeniería y arquitectura muy avanzados, fuera de su época, que fueron dados por seres superiores a quienes consideraron “dioses”, que llegaron de los cielos a instruirlos. 

Veamos que nos dicen los mayas acerca de su dios Quetzalcoatl, el dios más importante: “Provenía de un país extranjero del Sol naciente, era fornido y de gran altura, vestía una ténica blanca y lucia barba. Vivió con los indios 52 años, era un príncipe sacerdotal y creador de criaturas humanas, portador de cultura y mensajero de los dioses. Enseñaba al pueblo todas las ciencias, facultades, artes y usos (esto explica en parte como los mayas obtuvieron tantos conocimientos!) y dictaba leyes muy sabias (igual que los ángeles!). Se dice con legitimo orgullo que bajo su mando crecían los maizales hasta la altura de un hombre, y el algodón florecía exuberante (ciencia extraterrestre aplicada a la agricultura?). "

Cuando Quetzalcoatl cumplió su misión, se retiro hacia el mar, sin dejar de predicar, y allí embarco en una nave que lo traslado al lucero del alba (¿Venus?). Quetzacoatl también prometió regresar (de nuevo esa narración del retorno). 

La mitología maya, el Popol Vuh, nos dice que los “dioses” lo conocían todo: el vacio, las cuatro direcciones del horizonte e incluso la redondeada faz de la Tierra. ¿Cómo supieron que la Tierraera redonda? ¿Será por que la vieron desde el espacio exterior? 

Entre Marte y Júpiter existe el llamado “Cinturón de asteroides”, si allí hubiese un planeta hoy en día, tardaría 5,2 años en dar una vuelta alrededor del Sol, en ese tiempo el planeta estaría en posición optima para realizar un viaje hasta la Tierra, coincidentemente ese día los mayas temían el regreso de los dioses. 

A lo largo de 900 años, los mayas edificaron Teotihuacan o ciudad de los dioses, una enorme ciudad, ateniéndose estrictamente a los planes originales para dibujar un gigantesco mapa del sistema solar. 

Otra grandes construcciones como la pirámide solar que tiene unas dimensiones mas grandes que la de Keops (Egipto). También construyeron templos en las cumbres de la pirámides. Cabe destacar la figura de piedra de 3 m de altura y 22 000 Kg
de peso en la pirámide lunar. 

Partiendo de la ciudad como centro, la posición exacta de cada uno de los planetas de nuestro sistema solar viene determinada por alguna construcción importante, algunos de ellos incluso fuera del perímetro de la ciudad, la cual se encuentra orientada con una desviación de 17 grados Este, de forma que el Cerro gordo indicara la dirección en que se representan Neptuno y Plutón. 

Se han hallado grabados en piedra en cerros a 35 Km de la ciudad de Teotihuacan, orientados en línea recta a la pirámide solar. 

En Durango, situado a 720 Km de Teotihuacan por el norte se han hallado otros dibujos rupestres, todas estas marcas están orientadas hacia las constelaciones celestes, principalmente las Pléyades.

El vehículo anfibio que aparece en las esculturas del Templo del sol en Teotihuacan. 

El campo de pirámides de Teotihuacan (México) abarca una superficie aproximada de 20 Km2 y todos los monumentos independientes se orientan hacia determinadas estrellas. El texto más antiguo acerca de Teotihuacan nos dice que los “dioses” se reunieron allí para celebrar consejo sobre los hombres ¡mucho antes de que apareciera el homo sapiens! 

El dibujo litográfico del dios Cucunatz encontrado en Palenque. Aparece un ser humano, sentado, encorvado y tenso, manipulando una serie de palancas y apoyando el talón izquierdo en una especie de pedal, se encuentra dentro de lo que parece ser un vehículo espacial.

1 comentario :

  1. las historias son grandudiosas y si es increible ver todo lo que nos enseñaron pero aun hay mas por ver

    ResponderEliminar