About

 
martes, 18 de septiembre de 2012

Un Enigmático rostro extraterrestre ¿Maya?


Raúl Julia Levy, productor del documental “Las revelaciones mayas para el 2012 y más allá”, entregó una foto a Milenio.com, a manera de prueba de la evidencia que tendría sobre el contacto maya-extraterrestre.
Esta no es la primera vez que Raúl Julia Levy presenta una foto a la prensa, la primera fue un traspiés, esta no.
La fotografía plantea serias interrogantes sobre la relación entre los mayas y losextraterrestres. No es inédita, fue publicada por la Ancient Astronaut Society en 1987 y luego pasó al olvido hasta el día de hoy.
Como pueden apreciar se trata de una escultura enorme, de aproximadamente siete metros de alto, que muestra la cabeza de un ser aparentemente humano mirando al cielo con los ojos cerrados y que no presenta los rasgos faciales de ninguna cultura americana.
¿Cuál es la historia de la fotografía presentada por Raúl Julia Levy?
El 16 de Agosto de 1986, el reconocido abogado y doctor en filosofía guatemalteco Rafael Augusto Padilla Lara recibió una sorprendente fotografía anónima. Probablemente alguien se la envió pues era sabido que Padilla Lara estaba muy interesado en la relación entre la cultura maya y los extraterrestres.
Padilla Lara le mostró la foto a uno de sus familiares y este le dijo que la colosal estatua se encontraba en una de las propiedades de la familia Biener pero que no sabía exactamente en cual de ellas.
Las personas que aparecen sobre la cabeza en la foto, podrían ser los Biener, y la fotografía se estima que fue tomada en los años 50.
Padilla se propuso entonces encontrar la estatua. Recorrió 180 kilómetros en la costa del Pacifico de Guatemala y se internó en la jungla. Luego de algunos kilómetros se dio de cara con la espectacular figura en el sitio llamado “La Democracia”.
Para su decepción, la estatua había sido casi destruida por los rebeldes anti-gubernamentales que llevaban a cabo la guerrilla más antigua de América Latina. Al parecer estos usaban la estatua para prácticas de tiro y acabaron desfigurando por completo la magnífica obra.
Padilla relató que “ Los ojos, la nariz y la boca habían desaparecido completamente. El hecho de que la cabeza fuese hecha de piedra arenisca no ayudó.”

Según Raúl Julia Levy los restos de la estatua que fueron vistos por Padilla Lara ya no estarían en Guatemala sino que habrían sido transportados a algún lugar en los Estados Unidos.

David Hatcher, quien en los años noventa, también trató de llegar al lugar donde se encontraba la cabeza gigante nos relata que en el pueblo cercano llamado “La Democracia” existen otras 12 cabezas de piedra. Pero estas no guardan ninguna similitud con la cabeza encontrada por Padilla. Las 12 cabezas de “La Democracia” parecen típicas creaciones olmecas.
Para él, la cabeza de Padilla es única.

Esta cabeza, a primera vista, parecer pertenecer también a la cultura olmeca que se desarrolló en Mesoamérica entre el 1500  y el 1o0 a.C. Sin embargo, un análisis más detallado nos muestra que la cabeza de Padilla no concuerda plenamente con el estilo de los olmecas.

La mayoría de las conocidas cabezas olmecas presentan rasgos netamente africanos. Es más, cuando se habla de los olmecas se les asocia inmediatamente con estas esculturas de rostros africanos.

No existen muchas posibilidades para explicar la existencia de la cabeza de la foto de Julia Levy. Una de ellas, sería que la cabeza fuese una anomalía olmeca y otra posibilidad sería que la cabeza fuese producto de una cultura previa o posterior a los olmecas.
Para Héctor E. Mejia, quien le hizo llegar la foto a Raúl Julia Levy, la cabeza es evidencia de una civilización superior anterior a los olmecas.
En vista de la falta de evidencia arqueológica que apoye la teoría de la existencia, en la región, de una civilización distinta a la Olmeca, la cabeza debería ser considerada como una anomalía olmeca.
Pero las anomalías no son producto del azar, en la mayoría de los casos tienen una explicación.
En la foto que ha presentado Raúl Julia Levy, los rasgos faciales de la cabeza no corresponden a ningún aborigen americano, ni siquiera a inmigrantes asiáticos o africanos. Los ojos, la nariz y la boca son más bien de tipo caucásico y no tenemos, hasta ahora, referencia alguna de la llegada a América de caucásicos antes de la era cristiana.
¿Quién podría haber sido la inspiración del rostro capturado en esa piedra?
Por ahora no tenemos respuesta a esa pregunta pero queda siempre abierta la posibilidad de que los Anunnaki que se supone llegaron a América 2,000 años a.C tengan algo que ver en esta historia.
¿Podría ser esa cabeza la representación de uno de los Anunnaki?
Esta hipótesis cobra más fuerza si consideramos, como afirma Zecharia Sitchin, que losAnunnaki trajeron consigo hombres del continente africano.
¿Podrían ser esos hombres quienes inspiraron las cabezas olmecas de rasgos africanos?
No vamos a seguir especulando con la foto, preferimos dejar que cada uno saque su propia conclusión.
Si bien la foto no es una revelación, sí nos anuncia que Raúl Julia Levy parece tener información reveladora sobre el probable contacto entre los mayas y losextraterrestres.
Fuente: Los Divulgadores




0 comentarios:

Publicar un comentario

El Plan Yinon de Israel

El Poder en la sombra

El Peligroso Camino del Transhumanismo

La Farza Judía del Comunismo

Control Mental: MK Ultra

Jesuitas y Judíos: Infiltración

Chip Universal para 2030

Ultimas Noticias