About

 
miércoles, 23 de julio de 2014

"Cuando El Hombre Llegue A Nuevos Mundos, La Masonería Estará Allí"



El título "Cuando El Hombre Llegue A Nuevos Mundos, La Masonería Estará Allí" pertenece a una cita de la edición de diciembre de 1969 The New Age Magazine, la revista oficial del Consejo Supremo de grado 33° A. & A. o Rito Escocés de la Masonería de la Jurisdicción del Sur, Washington, DC (Ver los detalles aquí) Edwin E. Aldrin, Jr., grado 32°, visitó la sede del Rito Escocés en la Casa del Templo de Washington, el 16 de septiembre de 1969, después de el alunizaje histórico de Apollo 11, y trajo la bandera masónica que se llevó con él a la luna.



El programa Apolo estaba plagado de masones; que se sentían orgullosos de haber participado, y no fueron tímidos al publicitar el hecho. 

En la edición noviembre de 1969 de la revista The New Age, hay un extenso artículo de Kenneth S. Kleinknecht, masón de grado 33, Administrador del Programa de Mando Apolo y módulos de servicio; Subgerente del Programa Gemini; y Gerente de Proyecto Mercury. 

En la página 13, se lee: 

"Tenga en cuenta cómo muchos de los mismos astronautas son hermanos masones: Edwin E. Aldrin, Jr.; L. Gordon Cooper, Jr.; Donn F. Eisle; Walter M. Schirra; Thomas P. Stafford; Edgar D. Mitchell y Paul J. Weitz. Antes de su trágica muerte en un incendio repentino en Cape Kennedy el 27 de enero de 1967, Virgil I. "Gus" Grissom era masón también. El astronauta Gordon Cooper, durante su época de vuelos espaciales en Gemini V en agosto de 1965, llevó consigo un funcionario trigésimo tercer grado Jewel y una bandera del Rito Escocés. A través de la placa lunar, la insignia masónica, la bandera, y los propios astronautas masones, la masonería ya estába en la era espacial. ¿Podemos dudar de la franmasonería y su importancia espiritual para la era moderna, cuando incluso sus objetos representativos hicieron incursiones históricas en la grandeza infinita del espacio exterior?" 

En aquel entonces, la masonería no fue tímida a la hora de admitir que la "nave" es esencialmente un esfuerzo espiritual. De hecho, justo antes de que Kleinknecht escriba algunas biografías de los astronautas masones (así como Mason James Edwin Webb, el director de la NASA 1961-68), él incluye estas palabras: "La misión de la Orden ha sido siempre una de salvación, pero hasta ahora su campo de acción era el individuo y la interposición de él hacia la luz. La Masonería no puede pensar en estos términos ahora. Todos los hombres en todas partes deben escuchar nuestro mensaje o todos los hombres en todas partes perecerán." (ibid., pp 15-16; énfasis personal). 

Kenneth S. Kleinknecht, por cierto, fue el hermano de C. Fred Kleinknecht, grado 33°, Gran Soberano Comendador, El Consejo Supremo, 33°, Jurisdicción del Sur, EE.UU., Washington.


La bandera de grado 33 que Cooper trajo con él. 


Medallón  masónico "Nuestras Banderas en la Luna", de 1979 - 10º Aniversario.

0 comentarios:

Publicar un comentario

El Plan Yinon de Israel

El Poder en la sombra

El Peligroso Camino del Transhumanismo

La Farza Judía del Comunismo

Control Mental: MK Ultra

Jesuitas y Judíos: Infiltración

Chip Universal para 2030

Ultimas Noticias